RUTA 9

Campiñas y humedales de Barahona – Alpanseque

Cómo llegar: A 55 Km. en el SE de Soria, Se accede desde Soria por la carretera de Madrid A-11 hasta Almazán, donde se toma la comarcal CL-101 hasta Barahona. Desde Madrid, la antigua vía histórica desde Jadraque permitirá también un acceso fácil, tanto a Barahona como a Alpanseque.

Figura de Protección: Todo el espacio está dentro de la ZEPA “Altos de Barahona”. Dos lagunas aparecen dentro del Catálogo de Zonas Húmedas de Interés Especial de Castilla y León: la Laguna del Ojo (SO-19) y la Laguna del Saúco -denominada en el catálogo Laguna Cerrada- (SO-18).

Tipología: Pequeñas balsas -llamadas en la comarca, navajos- y lagunas endorreicas en medio de campos cerealistas.

Acceso: En vehículo propio.

Dificultad: Ninguna. Todos los caminos existentes en la comarca son públicos.

Duración: De 2 a 3 horas para verlo por completo, pero se puede invertir el tiempo que se quiera pues es muy accesible. 

Época de visita: Importante saber si el invierno-primavera ha sido de lluvias fuertes. Si es así, desde finales de enero es interesante la visita, alargándose la misma hasta finales de la primavera. Desde julio a octubre es interesante por la posibilidad de ver bandos de avutardas y sisones.

Observaciones: Es una zona bastante ventosa, algo para tener en cuenta en días en los que se prevea este fenómeno meteorológico. 

Itinerarios propuestos

dónde ver aves

Aunque da nombre a la ZEPA y esta se caracteriza por las superficies de páramos de matorral donde ver la ricotí, estas amplias zonas alrededor de ambos pueblos se caracterizan por ser territorios dedicados al cultivo de cereal desde hace tiempo y de acusado carácter endorreico, de ahí que queden bastantes lagunas y otros encharcamientos, llamados aquí navajos. 

Estas pequeñas lagunas no están señalizadas por lo que habrá que consultar la cartografía, pues parecen como pequeñas manchas azules en el mapa.

1 Un primer itinerario debería empezar por la laguna del Ojo, la cual ha sufrido algunas intervenciones de eliminación de vegetación y ahondamiento de su vaso. A pesar de su nombre, no hay un nacedero ni un manantial permanente siendo, como el resto, de origen endorréico.

En los pastizales que se extienden a su alrededor es conveniente mirar, así como en la balsa que se forma en años buenos entre la laguna y la carretera comarcal.

2 Una segunda balsa y más importante por su extensión, se forma entre la carretera y el camino que va a Pinilla del Olmo. En años muy lluviosos se puede considerar una laguna ideal para la observación de aves acuáticas. 

3 Un recorrido por Alpanseque nos llevará a dos navajos pequeños en las cercanías del pueblo, pero tiene más interés el Arroyo Madre, aguas abajo del pueblo.

Descargas de tracks y rutas

Rutas en familia

dónde ver aves

A Laguna de Madrigal. Apenas a cinco kilómetros del límite provincial, una vez pasado el pueblo de Paredes de Sigüenza, se encuentra la laguna del Madrigal. Una laguna de aguas permanentes, cubierta en su mayor parte de una abundante cobertura de carrizos. Situada a apenas cien metros de la carretera, el mayor inconveniente es que casi no tiene sitio donde poder dejar el vehículo con el que accedamos.

Es la laguna más grande de la zona con unas 7 hectáreas de extensión. En ella se ha establecido una colonia de garza real, pero hay de manera permanente fochas, zampullines comunes, azulones, aguiluchos laguneros

B Salinas de Rienda. También situadas en las cercanías de Paredes de Sigüenza se encuentran estas antiguas salinas que todavía conservan bastante bien sus estructuras. Muy accesibles, se convierten en un punto muy interesante para ver alguna especie rara por estas tierras que se reproduce como la cigüeñuela o el chorlitejo chico, pero también muchas comunes como la lavandera boyera, el triguero o el buitrón, que alcanzan buenas densidades. Época más propicia para la visita, la primavera, aunque al conservar el agua todo el año pueden dar alguna sorpresa en cualquier momento.

Épocas del año

para ver las aves

Grullas. La migración prenupcial de esta especie tiene una parada en los campos alrededor de la laguna del Ojo, insistimos, si estos están con agua. Desde mediados de febrero hasta comienzos de marzo pueden hacer escala aquí buenos bandos. En la migración postnupcial las posibilidades de observar grullas suelen ser mucho menores dado que suelen encontrar campos y humedales casi secos, ante la ausencia de lluvias en la época estival. 

Avefrías/Chorlitos dorados y demás familia. Muchos cientos de avefrías se pueden observar, desde finales de febrero y a lo largo de todo el mes de marzo. De nuevo los pastizales y campos que se encuentran alrededor de la Laguna del Ojo son los mejores para contemplar esos bandos, mixtos, muchas veces de ambas especies. Ocurre como con las grullas, el paso del otoño es mucho menos relevante, aunque se puede observar especialmente en el mes de noviembre. 

La querencia de estas lagunillas y campos para las avefrías se ve resaltada en el sentido de que alguna pareja aislada permanece todo el año e intenta la reproducción siendo esta zona, junto con el embalse de Monteagudo, el único punto de la provincia donde este hecho se ha producido. 

En el año 2018 se ha observado durante más de dos semanas del mes de marzo, una avefría sociable, un pariente asiático de la avefría común y que, siendo una especie rara, cada vez se citan más ejemplares pasando el invierno en nuestra península. También en marzo se han visto junto con avefrías, algunos ejemplares de chorlito carambolo. Esta especie tiene en esta zona y en otros muchos páramos y campos del sur de la provincia, un buen lugar de parada, siendo estas muy puntuales en marzo y abril y fijas en agosto-septiembre .

Ánades. Prácticamente, todos los ánades de superficie se pueden observar en estos humedales. Las citas más interesantes son las de cercetas carretonas que aparecen en la balsa “sin nombre”, de febrero a finales de abril. A partir de mayo solo permanecen los azulones que crían en todas las lagunas, navajos y pequeños arroyos.

Garza real. El único lugar de Soria donde se ha constado la cría de la garza real es la laguna del Ojo, aunque se sospecha también de haberse producido en la laguna del Saúco. Estas reproducciones esporádicas de las garzas aquí están seguramente ligadas a la colonia que existe a pocos kilómetros, en la laguna del Madrigal ya en Guadalajara. Las garzas se pueden ver durante todo el año, incluso en verano.

Otras aves acuáticas. La primavera es muy buena, de nuevo si el año ha sido pródigo en lluvias. Las limícolas en paso serán las especies más visibles. También muchas de las especies comunes se podrán observar por aquí, siendo las más abundantes el archibebe común y el combatiente. Desde mediados de marzo a mediados de mayo seremos testigos de esto.

A mediados de marzo aparecerán los representantes de los rálidos. Las tres especies comunes –gallineta, rascón y focha común– crían en estas lagunas. En el caso de la focha estamos ante uno de los puntos a mayor altitud del país en el que lo hace. Reproductor también es el aguilucho lagunero, con 2-3 parejas según años que se mueven por todos los campos. Crían en la Laguna del Ojo al amparo de su vegetación, aunque la laguna no tenga agua. Un ave bastante común en los pasos migratorios, pero que no cría en la zona es la cigüeña blanca. Buenos bandos de cigüeñas eligen para pasar la noche la iglesia de Barahona, en agosto septiembre especialmente.

Avutardas. Desde mediados de junio empiezan a verse las primeras avutardas. Son machos de la población madrileña que abandonan sus áreas de cría y emprenden camino hacia zonas altas y frescas como esta. En los últimos años se ha constatado un descenso en cuanto al número de avutardas que pasan el verano en esta zona sin que se sepan muy bien las causas. Alpanseque era en la década de los años 90 del pasado siglo el punto más fácil para ver las avutardas. Muchos recordaban que estas aves habían criado allí en tiempos no tan pasados. Hoy en día la mejor zona se sitúa en el llano entre Barahona y Pinilla del Olmo. Recorriendo el camino que existen entre ambos pueblos podremos ver alguna. Desde mediados de junio hasta comienzos de octubre.

Sisón. También a lo largo del camino entre Barahona y Pinilla del Olmo, en las semanas finales del verano y comienzo del otoño, podían verse buenos bandos de sisones que recogen a la población nidificante de las planicies y páramos cercanos. Hoy, acorde a la tendencia negativa que sufre esta especie en España, estas concentraciones se han visto reducidas en gran medida. A comienzos de los 90 todavía se podían ver bandos cercanos al centenar de ejemplares. Hoy en día, el bando más grande es de 30 con suerte.

Avutarda común (Otis tarda)

Especies

más representativas

Reproductores: Ánade azulón, aguilucho cenizo, aguilucho lagunero, cernícalo común, perdiz común, gallineta común, focha común, rascón, sisón, alcaraván, mochuelo común*, abejaruco común, abubilla, terrera común, alondra ricotí, calandria, alondra común, totovía, bisbita campestre, gorrión chillón.

Estivales: Avutarda, cernícalo primilla.  

Invernantes: Aguilucho pálido, esmerejón, bisbita pratense.

Observaciones en paso: Cigüeña blanca, cigüeña negra, ánade silbón, cuchara común, ánade friso, cerceta común, cerceta carretona, grulla común, avefría común, chorlito dorado, chorlito carambolo, archibebe común, combatiente, andarríos grande. 

Rarezas: Avefría sociable, morito.

life-ricoti
life-ricoti

Bird watching Soria, es un proyecto coordinado por el Departamento de Desarrollo y Turismo de la Excma. Diputación Provincial de Soria.

life-ricoti

Conservación de la alondra ricotí y su hábitat en Soria (España). LIFE15 NAT/ES/000802

Proyecto financiado por la Unión Europea.

© Bird watching Soria - 2021

Con el principio kiss