RUTA 7

Hoz del Talegones

Cómo llegar: Desde Soria habría que llegar a Berlanga de Duero, y desde allí, proseguir por la carretera local SO-100 que después de atravesar Paones y Alalo, llegaría a la carretera a la SO-132 que se dirige a Barahona. A 1,5 Km. estaría el pueblo de Lumías, punto de partida del espacio recomendado. 

Figura de Protección: Incluida en la ZEPA “Altos de Barahona”.

Tipología: Pequeño cañón calizo excavado por el río Talegones entre Torrevicente y Lumías. El río está acompañado de una exuberante vegetación de ribera.

Acceso: La única posibilidad de acercarnos a estos dos pueblos es por nuestros propios medios, ya que no existe ningún tipo de transporte público.

Dificultad: Escasa. Solo después de fuertes lluvias, en las que el río vaya crecido, tendremos dificultades para seguir la senda, ya que las piedras y troncos que se aprovechan para pasar de una orilla a otra pueden estar cubiertas por el agua.

Duración: Variable, dependiendo de nuestro interés, aunque el itinerario propuesto, recorrido de ida y vuelta puede llevarnos de 4 a 5 horas.

Época del año: La primavera y el otoño son los momentos ideales para la observación de las aves más típicas. Las condiciones extremas del verano, pero sobre todo del invierno, desaconsejan la aproximación

Observaciones: Ninguna de particular interés.

Itinerarios propuestos

dónde ver aves

Uno de los paisajes más característicos en la geografía soriana lo constituyen los cañones, hoces u hocinos. La mayor proliferación de cañones la tenemos en el rincón suroeste de la provincia, donde los ríos que nacen en la sierra de Pela y sus cercanías han horadado en las calizas del jurásico y pedrizas del cretácico antes de llegar a las aguas del Duero. Uno de estos ejemplos lo constituye el río Talegones, que forma un valle más bien angosto en todo su recorrido desde Retortillo hasta Aguilera. 

Así, junto con la paramera pura y dura del entorno de Torrevicente donde podremos oír y con un poco de suerte ver la alondra ricotí y otras aves esteparias, la ribera del Talegones se compone de chopos negros, álamos temblones, arces, quejigos, mientras por las laderas trepan las encinas. En las proximidades del pueblo de Lumías, huertos, nogales y frutales, aunque muchos ya abandonados.

1 El itinerario principal lo compone la senda que recorrer la ribera del Talegones entre los dos pueblos que desde hace años es un ramal secundario del Sendero Ibérico Soriano (GR86). Son aproximadamente 6,5 km los que permiten recorrer toda la hoz, pudiéndose hacer indistintamente desde un pueblo u otro. Si lo hacemos por la mañana, lo mejor es salir de Lumías para tener el sol a nuestra espalda. 

2 Para los más andarines, realizada la opción que acaba en Torrevicente, lo mejor sería volver por un camino que recorre el páramo circundante inmersos en un mar de piedras arrancadas por el hombre para construir muros, cerradas y tainas. El itinerario de vuelta, que llega a un antiguo molino aguas debajo de Lumías, serán casi 9 kilómetros más, pero merece bastante la pena. 

Descargas de tracks y rutas

Rutas en familia

dónde ver aves

A Cerro de las Arribas-Arroyo de la Hoz. Al norte de la hoz del Talegones, al este del pueblo de Sauquillo de Paredes, se localiza el arroyo de la Hoz. Se trata de un arroyo seco, con ambiente estepario en sus laderas cubiertas de matorral y paredes, en este caso muy pequeñas, pero suficientes para albergar a otra comunidad de aves rupícolas interesante con buitre, alimoche, chova piquirroja, roquero rojo y roquero solitario.

En las laderas, las currucas rabilarga y cabecinegra están presentes todo el año, y la tomillera, carrasqueña y mirlona en la época estival. Se accede muy bien por la pista que une Sauquillo de Paredes con Abanco. Hay que ir a velocidad moderada en estas pistas y no salirse del camino con el vehículo . 

B Paramera de Torrevicente. El recorrido a través de la hoz y del páramo es amplio para hacerlo con niños pequeños y/o en poco tiempo. La mejor opción es subir al páramo en coche tomando un camino en buen estado que sale de Torrevicente. Podemos dejar el vehículo nada más llegar aquí y andar por esta llanura que parece infinita, una llanura pétrea, tanto en el suelo como en las múltiples cerradas que veremos y que son ideales para la observación de las collalbas rubia y gris.

La mejor época será la primavera tardía, de mayo a junio. La explosión de vida del páramo bulle y bisbitas campestres, terreras comunes, alondras comunes, cogujadas montesinas, ricotís…nos darán un concierto. Andando un kilómetro y medio llegaremos a una zona de cultivos donde las calandrias y trigueros abundan; si el año es lluvioso, podremos acercarnos con cuidado a dos pequeñas balsas – las de las Lagunas- que podrán darnos también alguna especie acuática, como el azulón y el rascón.

Épocas del año

para ver las aves

En invierno podemos observar la pequeña colonia de buitre, chovas y grajillas que existe en la carretera de entrada a Lumías. Esa visita, junto con el pueblo, sus palomares y su entorno puede hacerse en cualquier momento del año. 

A mediados del mes de marzo los pollos de los buitres están a punto de nacer y los alimoches estarán llegando a sus antiguos nidos. Tampoco es raro ver al halcón peregrino compartiendo vuelos con el águila real o escuchar el canto de los primeros roqueros solitarios. Según vaya avanzando abril el movimiento, tanto en los cortados como en las florestas irá en aumento con las nuevas especies que van llegando. Cucos, torcecuellos, bisbitas arbóreos que se suman a petirrojos, arrendajos, picogordos y trepadores azules, pitos reales y picos picapinos. Los bisbitas arbóreos y alcaudones dorsirrojos son de reciente aparición, como en muchas otras zonas del sur de la provincia. 

Las características umbrías de estos bosques hacen de ellos un buen refugio de estas especies de ámbitos más norteños. Por ello el contraste es espectacular si después nos damos un paseo por la paramera circundante. Desaparecido todo rastro de vegetación, es el reino de aláudidos como la alondra común, terrera común y la alondra ricotí, el bisbita campestre, las collalbas rubias y grises

En mayo y junio podremos ver y oír prácticamente a las mismas especies. 

En verano las especies se mantienen y aunque dejen de cantar, no es mal momento para dar un buen paseo a primera hora de la mañana, antes de que caliente mucho el sol y disfrutar de numerosos bandos familiares. Habrá que estar atento a los charcos que hayan podido quedar del río porque allí acudirán muchas aves a beber.

Y es que, por mucho que haya llovido en invierno, no suele ser normal que el río lleve agua en verano, al menos, en todo su tramo central. Si que lo puede hacer en Lumías dado que hay unos manantiales por encima del pueblo. 

Y a final del verano el paso postnupcial es bastante bueno con observaciones de aves como papamoscas cerrojillos y grises, mosquiteros, abejarucos, currucas…En el páramo de Torrevicente se verán mochuelos y quizás chorlitos carambolos, compartiendo páramos con los próximos de Guadalajara y los de Retortillo-Madruédano. 

Y solo por el color de la otoñada, con ese color rojizo tan fantástico de los arces de Montpellier, merece la pena también la visita. Los mirlos capiblancos no son difíciles de observar en algunos puntos del cañón -también en abril-. Los últimos aviones roqueros quedarán hasta comienzos de noviembre y quizás también algún roquero solitario

Después ya, según llegue diciembre, de nuevo el ciclo natural con los buitres leonados y los búhos reales quienes se disputarán los cielos, aunque en momentos del día bien distintos.

Chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax)

Especies

más representativas

Reproductores: Alimoche común, buitre leonado, aguilucho cenizo, azor común, gavilán común, águila real, aguililla calzada, alcaraván común, búho real, torcecuello, alondra ricotí, avión roquero, lavandera cascadeña, bisbita arbóreo, roquero rojo, roquero solitario, curruca tomillera, curruca mirlona, trepador azul, oropéndola, chova piquirroja, grajilla, picogordo, escribano hortelano.

Invernantes: Chocha perdiz, bisbita común, lúgano.

Observaciones en paso: Garza real, aguilucho pálido, acentor común, mirlo capiblanco, papamoscas cerrojillo, papamoscas gris. 

life-ricoti
life-ricoti

Bird watching Soria, es un proyecto coordinado por el Departamento de Desarrollo y Turismo de la Excma. Diputación Provincial de Soria.

life-ricoti

Conservación de la alondra ricotí y su hábitat en Soria (España). LIFE15 NAT/ES/000802

Proyecto financiado por la Unión Europea.

© Bird watching Soria - 2022

Con el principio kiss